Jan 02

En este artículo no voy a tratar sobre los puntos buenos y malos de los alimentos genéticamente modificados. Hay gente a la que le horroriza pensar en ellos y hay otros que dicen que serán la salvación de la humanidad porque aliviarán el hambre del mundo. Pasa igual con todos los avances científicos, hay controversia y rumores.

Cuando apareció el tren se dijo que al ir más rápido que una diligencia el ser humano experimentaría unas sacudidas tan fuertes en sus órganos que acabarían matándolo o le producirían graves lesiones. De igual forma, al entrar en un túnel se quedaría sordo. Por supuesto se confundieron. Pero también se afirmó hace mucho que fumar tabaco era bueno porque mataba los gérmenes y tumores impuros del organismo. Y se equivocaron porque hoy sabemos que el tabaco mata.

De momento no ha muerto nadie por ingerir alimentos genéticamente modificados y aprobados por las autoridades sanitarias. Es más, todos comemos tomates que tardan muchos días en estropearse y la población ni lo ha notado. Y cada vez morimos más tarde y estamos mejor alimentados. Pero tengo una curiosidad. ¿Sólo se ha conseguido que determinadas frutas y verduras retarden su descomposición o hay más avances en otros sentidos?

Navegando por internet he descubierto algunos productos comestibles que han sido manipulados de alguna forma. El objetivo perseguido por el hombre con estas acciones ha girado en torno a tres puntos: hacerlos más sabrosos, fáciles de producir y de larga duración.

1. La “manzuva”. En realidad el nombre me lo acabo de inventar, pero en Estados Unidos se comercializa un producto que es una mezcla entre manzana y uva. Sus creadores dicen que conserva las propiedades esenciales de las dos frutas, con sus vitaminas y sabores.

2. La uva gigante. La han desarrollado genéticamente en Japón. Dicen que el sabor es el mismo que las uvas normales y están tratando que sean de larga duración.

3. Hay otro producto parecido a la manzuva. Se trata de un cruce entre la ciruela y el melocotón. Lo definen como “pluot” en inglés o “cirucotón” si lo españolizamos. Aseguran que tiene un sabor intenso y mucha vitamina C.

4. Zanahorias amarillas. Yo sí las he visto en algún mercado. Al parecer han conseguido que la zanahoria absorba un 40% más de calcio para obtener ese color. También hay pimientos similares.

5. La lechuga para diabéticos. Esta sí podría ser una variante interesante. Lo están investigando en Florida y se trata de una lechuga que alberga en su interior una especie de “disparador celular” que estimula al organismo que lo ingiere a crear insulina.

6. El “lemato” lo están investigando en Israel. Se trata de hacer una fruta con todas las vitaminas y propiedades de otras para ayudar a nuestro organismo a luchar contra enfermedades. En este caso sería una mezcla de tomate y limón con un ligero sabor a rosa.

Más allá de estos breves apuntes y para concluir diré que los cruces de especies no es algo nuevo. No os imaginéis un laboratorio con tubos de ensayo. El hombre lleva practicando esto desde hace miles de años. Siempre para mejorar sus productos. No solo con animales para conseguir vacas que den más leche o perros más rápidos e inteligentes, sino con alimentos básicos como el maíz, el trigo o la patata. ¿Sabéis cuántas variedades de patata hay?

En mi estudio he descubierto el tangelo. Una mezcla entre una mandarina y el pomelo que según la wikipedia pudo haberse originado hace 3.500 años en el sudéste asiático. Hoy el hombre sigue mezclando diversas clases de pomelo con otras tantas de mandarina para conseguir sabores increíbles y muy dulces.

Recomendar este artículo:
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Print
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • del.icio.us

4 Respuestas a “Fruta y vegetales genéticamente modificados”

  1. Cardenio dijo:

    Yo soy de los que se apuntan al movimiento de no transgénicos. Somos un laboratorio para los productores de alimentos. Si sale mal nadie se entera porque no sabrán a qué echarle la culpa de deformaciones y malos desarrollos. Estos alimentos no creo que quiten el hambre en el mundo pero sí pueden hacernos más miserables. Dejad que la naturaleza evolucione sola, que es sabia y nuestros hijos lo agradecerán.

  2. Leñador dijo:

    Muy interesante el artículo, Álex. Y disiento de Cardenio. Creo que se debe seguir investigando para mejorar todo: para viajar más rápido, para que haya alimentos para todos, para que duren más y se puedan transportar… Y no es verdad que la naturaleza sea sabia. De ella sale lo que salga. Somos nosotros los que debemos averiguar si una seta es venenosa o no. Antes eso solo se sabía muriendo y, a veces, ni así, pues no se sabía la causa de la muerte. Ahora, de los alimentos transgénicos conocemos sus propiedades y, salvo accidente o error, cuando los comemos tenemos infinitamente mayor seguridad de que no nos harán daño que la que tenían los primeros que se atrevieron a comer tomates.
    Y sí. Ese es un camino para que haya alimento para todos.

  3. Manolo dijo:

    Sí, todo lo que sea investigar para mejorar debe ser bienvenido. Sólo así el hombre puede vivir mejor. Retrógrados y miedosos o temerosos de todo siempre los ha habido. Pero al final el ser humano ha salido adelante.

  4. Róber dijo:

    :lol:
    ¡La manzuva! :D ¡Y el limato (del inglés lemato! ;)
    Hasta los nombres son apetitosos. :)

    Yo me atrevo a decir que hay 1 variedad de patata (solo lo preguntarías si fuera un número muy alto o muy bajo). :lol:

preload preload preload